La Visión del Bucanero

Actores, causas y motivos de la Corrupción

2019-11-07

El que propone, casi siempre se apoya en una necesidad, ya sea personal o de una tercera persona,...

Grumete Exigente

Actores

Existen cuando menos tres actores que forman el núcleo de cualquier acción corrupta, como son:

•    El que propone.

•    El que acepta.

•    El que sabe cómo hacerlo.

El que propone, casi siempre se apoya en una necesidad, ya sea personal o de una tercera persona, frecuentemente con la figura de persona Moral.

El que acepta está relacionado con el poder, ya sea que lo ostente o conoce cómo obtenerlo.

El que sabe cómo hacerlo conoce los procedimientos, sus posibles fallas y los atenuantes que promueven sus acciones delictivas.

En el sector político mexicano, debido a la mala orientación que se le han dado a las canonjías del poder, a veces los tres actores de la corrupción se encuentran en una misma persona, ya sea porque así lo exige: el partido hegemónico, o la ambición del titular del puesto, o la costumbre amañada y silenciosa de los subordinados.

El individuo nace inocente, pero sensible a sus sentidos y necesidades fisiológicas, algunas sin poderlas reprimir, aún con ejemplos evidentes.

Haciendo un símil muy crudo y mucho menos amable, todos llegamos a este Mundo, cargando o inmersos en nuestra propia bolsa de excremento (defectos y malos deseos), del cual tomamos conciencia al exhibirnos o al intentar vivir en sociedad. Entonces procuramos esconder esa bolsa o protegerla de cualquier pinchazo, ya sea por causa interna (deficiente control personal) o causa externa (deficiente conocimiento del entorno).

A los irresponsables sociales y a los perversos, no les interesa aplicar ninguno de los dos recursos antes mencionados, manifestándose tal como son, en donde su animalidad no conoce de: prudencia, consideración, generosidad, atención, esfuerzo propio o ajeno, sacrificio, desprendimiento, caballerosidad, civismo y objetivos o metas lícitas o legales. Ellos son únicos, improvisados, mentirosos y necios a fin de engañar a la sociedad.

Causas  

El egoísmo y la ambición son las principales causas de la “corrupción”, ambas son el resultado, en los niños y adolecentes, de un relajamiento en la aplicación de las reglas y límites o de observar malos ejemplos, en su etapa educativa.

Con la nueva visión (supuestamente avanzada) de las formas de educar al individuo, introduciendo la libertad desde horas muy tempranas, antes de que tome conciencia de su individualidad y de cómo es importante su incorporación efectiva a la sociedad, se está desperdiciando el mejor periodo del sujeto para iniciar y llevar a cabo su educación ética y dirigida en esa primera etapa de aprendizaje, haciendo posteriormente tortuosa para ellos y la sociedad la recuperación del aprovechamiento en ese periodo perdido. La mayoría de las veces con intentos infructuosos y efectos dañinos.

Algo muy similar a lo que pasó con nuestros ancestros cuando se realizó la Conquista. De buenas a primeras enfrentaron su desarrollo neolítico tardío (de niño) a una cultura dos mil quinientos años avanzada, en donde sus creencias religiosas resultaron impropias (salvajes), para el Mundo de aquel entonces, en donde la respuesta ante la vida, obedecía a una actitud grupal que lentamente se había consolidado, en contraste a verse obligados, como único camino, a enfrentarse abruptamente a ella. Los efectos de la Colonia, por razones obvias, fueron crueles, casi de exterminio y si no fuera por la predisposición hormonal de la mayoría de los Conquistadores y Colonizadores no hubieran existido criollos que se hubieran atrevido a sacudirse el yugo impuesto por la Corona.

El caso de nuestros niños y jóvenes para formarse al través de una educación esmerada, depende casi totalmente de la familia con bases éticas, pero en la situación en que está nuestro país después de haber sufrido y seguir sufriendo la falta de directivos gubernamentales sanos y con buenas intenciones que realmente les importe el bienestar de la ciudadanía, la misión familiar se aprecia muy deteriorada y poco efectiva. Resultado de haberse domesticado a las pretensiones de los corruptos funcionarios que se han mantenido activos, practicando nuevos enfoques.

Para los adultos corruptos de la sociedad, resulta muy improbable salirse del modus vivendi que ha impuesto la falta de una normatividad (en los tres poderes) éticamente preparada que influya en el entorno de la sociedad. Para ello se necesita un Gobernante incólume a su mal formación, con principios éticos firmes, preparado para decidir lo que mejor conviene al país, ajeno a compromisos ideológicos, con suficiente capacidad administrativa, alta visión y gran carisma.

Es triste saber que el futuro del país está sujeto a la nueva corrupción, creada y autorizada por el actor gubernamental del momento. Quién no tiene empacho para cínicamente ir construyendo su doctrina corrupta, aprovechándose de que la ciudadanía se encuentra ansiosa de un cambio hacia una nueva oportunidad, circunstancia que la fragiliza y vulnera.

Pero todo tiende que caer por su propio peso, cuando: la mayoría tome conciencia de las verdaderas intenciones del mandatario; la Industria Privada, a pesar de sus esfuerzos de mantener precios, empiece a perder ventas; al personal que trabaja se le reduzcan sus ingresos para repartirlos a la gente no productiva; se incrementen los impuestos para perjudicar a la clase media (por no dejarse someter para transformarla en pobre); las fuerzas armadas se den cuenta que pueden prescindir de ellas, porque no somos un país bélico y ya no son necesarias para defender la soberanía, puesto que existe una Guardia Nacional, mejor pagada que obedece a una estrategia particular y superior; el crimen organizado se instale como parte de la Industria mexicana y empiece a comercializar legalmente, para uso interno y de exportación, sus productos (drogas), con anuencia y promoción del Gobierno y acondicionamiento de las leyes; PEMEX se declare en quiebra (con la intención de contrarrestar los logros del Sindicato), porque los recursos son escasos para volverla productiva; se empiece a comprar crudo en el mercado foráneo, a fin de refinarlo para producir gasolinas; se reduzca la fabricación y venta interna de automóviles, etc., etc.

Entonces, esperemos que no sea demasiado tarde, y que la posible solución sea lleve al país a una indeseable revuelta, haciendo que se enfrente la ciudadanía con los fanáticos del régimen, hermanos contra hermanos y uno que otro extranjero.

Motivos

No son muchos, el pasado y obsoleto “cuerno de la abundancia”, engaño a los primeros Gobernantes y hasta donde existe información, muy pocos pudieron substraerse de la influencia del poder. Uno de ellos fue Juan Nepomuceno Alvares Hurtado en 1854.

Todos hicieron de la actividad política un negocio, algunos la usaron para posicionarse dentro del mismo grupo, otros se abocaron a construir redes de corrupción para hacer crecer su actividad delictiva y los menos se conformaron con volverse Nuevos Ricos, pero nadie se preocupó por la clase necesitada.

La Clase Necesitada es el motivo más usado y traicionado por los políticos mexicanos, un poco más de la mitad de la población en México es parte de dicha clase. Es la que alimenta con uno que otro elemento positivo a la clase media productiva, pero también es la que alimenta por un lado a los grupos delictivos encubiertos, como son: el comercio informal, contrabando e importación ilegal, la piratería, los Tianguis (muchas veces protegidos por los mismos políticos) y por el otro lado alimenta al Crimen Organizado (Secuestros, Protección informal, Asalto a mano armada, Robo de Autos, Distribución de droga, Terrorismo, Asesinato por encargo, etc.), y al Negocio de las Drogas.

Adicionalmente existe una gran mayoría que aprovechando la ineptitud de funcionarios y autoridades y con la anuencia implícita del Crimen Organizado, ejercen sus funciones varias de delincuencia “sport” a la ciudadanía que por un momento se confía o descuida en alguna de sus actividades diarias. En este grupo están los carteristas, los cristaleros, el ladrón hormiga, los agilitadores y los ladrones creativos.

Un asunto aparte es el Negocio de las Drogas, normalmente encabezados por extranjeros (Colombia, Ecuador, Bolivia, Cuba, Venezuela, Nicaragua, Honduras, etc.) pero con segundas manos mexicanas, algunas de primer nivel. El negocio implica la siembra, la cosecha, la refinación, empacado, transporte y distribución. La siembra se lleva a cabo en la Sierra y en lugares de difícil acceso, normalmente en tierras particulares o ejidales (abandonadas) con agua suficiente para que proliferen sin cuidado alguno, varias cosechas al año.

Naturalmente el precio por área rebasa por mucho el precio por área de cualquier otro producto, con lo que para el agricultor sin escrúpulos o amenazado, o sin empleo, es determinante. Aún así el costo de la siembra y la cosecha es ínfimo con relación al costo total al mayoreo del producto terminado.

La refinación y empacado se lleva a cabo en laboratorios clandestinos, a salto de mata y con mucho sigilo. En esta etapa, la mano de obra más cara es la del Químico que rebasa los ingresos diarios de cualquier profesionista y el costo diario de la mano de obra de pesado y empacado rebasa lo que puede sacar un obrero en una semana. La única diferencia es que una vez enganchado en el grupo organizado, su salida voluntaria será muy difícil, además del riesgo que conlleva pertenecer a la delincuencia organizada.  

El costo del transporte y la distribución está muy ligado a la corrupción que por sistema llevan a cabo los funcionarios públicos e incluyen el costo calculado por perdida de algunos envíos, para satisfacer de vez en cuando la efectividad de las autoridades y cubrir la repartición de dadivas a alto nivel.

Aún con todos estos costos, la operación de mayoreo deja más de dos veces el costo invertido, lo cual lo califica como un negocio súper rentable, en donde no hay impuestos, compromisos a cualquier plazo con la mano de obra, la materia prima es muy barata, la distribución es normal y la venta al menudeo es a riesgo de quién se dedica a ello y del adicto que consume el producto terminado.

Una gran ventaja del negocio es el mercado de exportación, en donde el consumo es cada vez mayor y en el cual los administradores y las autoridades del Gobierno Estadounidense no han querido intervenir, dejándole a la informalidad la venta de los productos en un mercado abierto. Naturalmente de vez en cuando se descubre algún envío con lo que se satisfacen las actividades de control.

Para nuestro país el asunto es muy complicado, porque el principal consumidor de las drogas, es el principal exigente para que México combata la producción y transito de las mismas. Pero además surte de armas de última generación a la delincuencia que se dedica a su producción y que con esas ayudas del país consumidor desconoce cómo combatir a los diez grupos líderes, dedicados a la producción descarada de dichas drogas en el territorio y cuyos adeptos o defensores son las poblaciones locales.

Naturalmente los actores que pertenecen a este último ramal (Crimen Sport, Organizado y Negocio de Drogas), es gente que se marginó por convencimiento propio y están tan inmiscuidos y probados en sus funciones que no les interesa regresar a una vida normal y por supuesto ninguna dádiva del tamaño que sea los va a incentivar. Y menos si el actual Ejecutivo Federal declara abierta y públicamente que las fuerzas del orden de la Nación no van a reprimir el Negocio de las Drogas y que además merecen su perdón por ser parte del Pueblo.

Esto tiene una interpretación adicional: Que el próximo paso del Dictador será legalizar el Consumo doméstico de las drogas en el país, quizás primero la mariguana y posteriormente (cuando la mayoría del pueblo sea adicto) la cocaína, igual como fue en la Francia de la época de Juárez.

El común denominador de la Clase necesitada es la carencia de una educación efectiva de calidad, desde su formación familiar, siguiendo con la escolar básica, la media superior, siguiendo con los que son aptos para alcanzar una profesión, enseñanzas en las cuales se haga énfasis con argumentos y ejemplos de toda índole y de quiénes la imparten: la actitud ética, el respeto por los Derechos Humanos, el manejo profundo del idioma, el propósito de ser productivo, las ventajas de: la exigencia, la firmeza, la creatividad, el premio por el esfuerzo invertido y la construcción de un futuro promisorio libre y generoso.

Actores importantes en esta etapa son los profesionales de la educación, actualmente capturado por varios sindicatos orientados hacia el socialismo, en los cuales los que menos importan son: la misión de la actividad, el esfuerzo propio, la exigencia de resultados, la calidad de los contenidos, los buenos ejemplos; situación muy parecida a la trayectoria de nuestro ilustre mandatario que con un conocimiento pobre, a base de necedad, mentiras, manejo de masas y carisma doméstico, ha llegado a ocupar el máximo puesto político del país más promisorio de Latino América, hasta hace tres décadas, y que en escasos diez meses ha retrocedido a la época de Juárez.

La Historia vuelve a repetirse y sí fuera así, esto es lo que se espera:

1.    Un breve periodo de dos o tres años para tocar fondo.

2.    Una larga Dictadura de un individuo mitad civil y mitad militar.

3.    La aparición nuevamente del anzuelo de la Democracia socialista, apoyada por nuestro vecino del Norte, sí existe.

4.    La revuelta de militares para recuperar el rumbo, victimándose entre ellos.

5.    El Ejecutivo militar que no quiere dejar el poder.

6.    La Dictadura de Partido, y que sí aprendimos será orientada al Centro, como lo hizo Chile.

O sea, otros noventa años., lo que les tocará a los hijos de los hijos de nuestros hijos, sí logran subsistir.

Definitivamente no creemos que todos nos merezcamos ver destruidos los Planes, acciones, esfuerzo y sacrificio de nuestros abuelos, por mal que se hayan comportado los políticos mexicanos de épocas pasadas, tampoco es para olvidarlo y mucho menos para usarlo como bandera para imponer otro rumbo que nos aleje del propósito colectivo de salir adelante, con: educación de calidad, esfuerzo, exigencia, respeto a los Derechos Humanos, aptos para ocupar los empleos que generará la estabilidad ganada por una economía prospera del país, del cual nos sintamos orgullosos por lo que todos hemos hecho y no por las bellezas de los parajes y recursos naturales que por sí solos (con la Ayuda del Universo) algunos se han preservado, o por los logros de algunos atletas formados en el extranjero o en las Fuerzas Armadas, o por la imagen generosa que proyectamos (de: me vale) en nuestro trato y que a nivel mundial nos califica como uno de los países cuya población es de lo más feliz.

¿Feliz de qué?, de vivir administrando nuestra pobreza; de vivir a expensas del compadre, quien vive gracias a su amigo político; de andar buscando quién se descuida para quitarle algo de lo que tiene; de tener medio resuelta la parte económica por habernos formado con esfuerzo en las Instituciones armadas; de apoyar a un loco dirigente político irresponsable que reparta la riqueza del país y devuelva lo que nos robaron;  de esperar que la inflación no nos quite mucho del poder adquisitivo; de que nos sonría la suerte, sacándonos la Lotería; a que alguno de nuestros tantos hijos le entre a la corrupción, no lo atrapen y reparta a sus hermanos; a que la empresa donde trabaje no se vea obligada a cambiar sus planes y decida despedir gente que cree prescindible; o que no se pierda la habilidad de venderse bien, aún traicionando a los amigos, para conservar el ingreso. En fin, hacer como que sí, pero no…, sin ética, sin planes de superación, sin metas, ni responsabilidad familiar, ni exigencia, porque todo se resuelve a la mexicana, no le tememos a la muerte y nos burlamos de ella, conservamos el humor, el sarcasmo, dejamos los problemas al santísimo, al tiempo, al gobierno, porque todos somos hijos de Tlacaele, de: ¿Qué o Quién?

¿Hasta cuándo seguiremos así, pueblo astuto, creído y conformista? 



JMRS