Internacional - Economía

Más de 75,000 tiendas cerraron en Brasil en 2020 por la pandemia

2021-03-01

Finalmente, en un escenario más pesimista, donde el nivel de confinamiento se ubicara por...

 

Río de Janeiro, 1 mar (EFE).- Un total de 75,200 tiendas del comercio minorista cerraron sus puertas en Brasil en 2020 por la pandemia del coronavirus, la segunda peor cifra desde 2016, cuando el país sufrió una de las mayores recesiones de su historia, según un estudio divulgado este lunes.

De acuerdo con la Confederación Nacional del Comercio de Bienes, servicios y Turismo (CNC), en 2016, en medio de una profunda retracción de la economía, el comercio se contrajo 8,7 % en relación con 2015, lo que llevó al cierre de 105,300 tiendas en todo Brasil.

Entre 2015 y 2016, la potencia suramericana sufrió una fuerte crisis económica que llevó a que su Producto Interno Bruto (PIB) se contrajera en casi 7 puntos porcentuales.

Para el 2020 se estima que la economía brasileña caerá alrededor de un 4,5 %, una cifra que no dibuja un panorama muy optimista para el sector en este 2021.

En este sentido, la CNC planteó tres posibles escenarios para el sector, según la evolución de la pandemia, los niveles de aislamiento social y la reanudación del consumo presencial.

En un primero, la entidad proyecta una reducción de 5 puntos porcentuales en el índice de aislamiento social de la población hasta finales de 2021, en relación con los niveles prepandemia.

Con este panorama, las ventas tendrían un incremento del 5,9 %, en comparación con 2020 y el sector podría reabrir 16,700 nuevos puntos de venta este año.

En una segunda mirada más optimista, los niveles de confinamiento volverían a los registrados antes de la pandemia, el volumen de ventas crecería un 8,7 %, respecto de 2020, y se abrirían 29,800 establecimientos a lo largo del año.

Finalmente, en un escenario más pesimista, donde el nivel de confinamiento se ubicara por debajo de 3 puntos porcentuales, solo abrirían 9,100 tiendas.

En 2020, durante la primera ola de la pandemia, el comercio minorista fue duramente azotado en el primer semestre, debido a las medidas de restricción de movilidad que cerró las puertas de negocios y servicios para frenar la propagación del virus.

"Las pérdidas en el sector minorista se sintieron ya en marzo, pero a partir de mayo se pudo empezar a revertir la situación gracias a la rápida reacción del mercado", aseguró el presidente de la CNC, José Roberto Tadros.

De acuerdo con el ejecutivo, factores como el fortalecimiento del comercio electrónico y los subsidios de emergencia otorgados por el Gobierno a la población más necesitada y a los trabajadores informarles ayudaron a mantener los niveles de consumo.

De acuerdo con la CNC, en marzo se registró una caída del 14,4 % en el volumen de ventas con relación a febrero y en abril, la retracción subió a -17,7 % frente a marzo.

Pero a partir de mayo el sector volvió a registrar avances mensuales, hasta que en agosto logró restablecer los niveles de facturación que se tenían en febrero.

El sector más afectado fue el de ropa, zapatos y accesorios, seguido por el de supermercados -en todas sus dimensiones- y las tiendas de electrónica y electrodomésticos.

Según el estudio, el cierre de las más de 75,000 tiendas por la covid trajo consigo la pérdida de 25,700 empleos formales, la primera caída anual desde 2016, cuando 176,100 personas se quedaron sin trabajo por la crisis.



aranza