Educación

¿Quiere cambiar de carrera? Supere el entorno negativo y actúe

2010-03-08

 Alexandra Levit/Dow Jones Newswires

La gente que está en medio de una transición en su carrera no tiene un jefe al lado que establezca prioridades. La parte más difícil de cambiar de profesión es dar el primer paso, especialmente si su único empuje proviene de su deseo de cambio.

Como director independiente de cine, Adrian Belic, de 40 años, está acostumbrado a ejecutar ideas. La primera película que hizo con su hermano, Genghis Blues, ganó un premio en el Festival de Cine de Sundance y recibió una nominación al Oscar. Pero a pesar de su éxito, tuvo dificultades para comenzar un segundo proyecto.

Sin financiación ni el apoyo de un gran estudio, Belic volvió a sus "rudimentarias raíces de cine independiente". Tras hablar con tres ex soldados que distribuían ayuda humanitaria en zonas en conflicto de todo el mundo, Belic decidió hacer una película sobre ellos, llamada Beyond the Call.

"Sabía que era una gran historia y que podía contarla de una forma convincente y entretenida", afirma. Inspirado, comenzó el proyecto sin apoyo financiero.

David Allen, autor de Getting Things Done: The Art of Stress-Free Productivity, algo así como De la teoría a la práctica: el arte de la productividad sin estrés, afirma que una actitud como la de Belic es la adecuada. Pero mucha gente, incluyendo quienes quieren cambiar de carrera, se ve paralizada por la inercia debido a circunstancias negativas como la mala economía o un ambiente de trabajo caótico.

"Tiene que actuar sin dar tumbos como una víctima", afirma. "Ayuda reconocer que comenzar por su cuenta involucra adoptar una serie de acciones".

¿Qué tipo de medidas? La principal es plasmar sus ideas en papel. Al liberar su mente de lo que se necesita hacer para el proyecto, puede asegurarse de que está identificando todas las tareas necesarias, que las asimila, y que comienza a actuar para cumplirlas.

La estrategia de Allen contempla cinco etapas clave: definir el propósito del proyecto, determinar cómo tendrá éxito, buscar ideas, organizarse, destinar recursos y actuar. También ayuda crear un esquema básico que divida el proyecto en componentes más pequeños, y reunir a un grupo de amigos o asesores para pensar la mejor manera de llevarlo a cabo.

Es más fácil terminar lo que empezó si delega tareas. Así, cada miembro de su equipo será responsable personal de algo. Según mi experiencia, sostener reuniones frecuentes para revisar el avance del proyecto, identificar problemas e incorporar nuevos acontecimientos, ayuda.

Si trabaja solo, mantenga en un calendario las tareas que deben cumplirse y sus plazos. No implemente elaborados sistemas de organización que podrían poner en peligro el desarrollo real del proyecto.

Si tiene problemas para avanzar en la dirección correcta, Allen sugiere empezar con lo básico. "Su primer proyecto podría ser tan sencillo como hacer un archivo con sus oportunidades de carrera, donde coloque artículos de revistas o Internet", dice. "O dedicar un tiempo cada semana a meditar sobre su vida".



TRO