Religión

LOsservatore Romano compara ideología de género con el comunismo

2016-10-06

El Pontífice había denunciado a "un gran enemigo del matrimonio hoy: la teoría del género. Hoy...


Ciudad del Vaticano, Gaudium Press) Un artículo publicado en L'Osservatore Romano, el diario oficial del Vaticano, el pasado 04 de octubre, analizó la teoría de género desde una perspectiva ideológica y la comparó con otras ideologías pasadas con las cuales podría compartir un trasfondo común: la búsqueda de una igualdad utópica inexistente en la realidad. El texto profundiza las palabras del Papa Francisco sobre la inmoralidad de la ideología de género pronunciadas en el vuelo de regreso de su viaje a Georgia y Azerbaiyán.

En la capital de Goergia, Tbilisi, el Pontífice había denunciado a "un gran enemigo del matrimonio hoy: la teoría del género. Hoy hay una guerra mundial contra el matrimonio. Hoy existen colonizaciones ideológicas que destruyen no con armas sino con ideas". Cuestionado sobre estas palabras, el Papa recordó la ayuda pastoral que la Iglesia ofrece a las personas que padecen tendencias contrarias a su identidad sexual natural y reafirmó su rechazo a las políticas educativas que promueven estas teorías. "Lo que yo he dicho, es esa maldad que hoy se hace en el adoctrinamiento de la teoría del género", indicó el Pontífice, quien recordó el caso de un familia francesa cuyos hijos habían recibido esta formación en su escuela. "Una cosa es que una persona tenga esta tendencia (...)", explicó, "y otra cosa es fabricar la enseñanza en la escuela en esta línea para cambiar la mentalidad. A esto yo llamo colonizaciones ideológicas".

Para la periodista e historiadora italiana, Lucetta Scaraffia, la ideología de género "es un punto sensible en el que (el Papa) no tiene intención de hacer concesiones, sobre todo si se toca el corazón de la transmisión ideológica: la enseñanza en las escuelas". La redactora recordó que las proposiciones de esta ideología son en realidad parte de una teoría que no pudo probarse de forma científica como lo prueban los polémicos experimentos del doctor John Money quien fracasó desastrozamente al intentar cambiar la identidad de un niño desde los ocho meses de edad. El objeto del polémico experimento, David Reimer, retomó su identidad masculina a los 14 años pero las secuelas psicológicas de su experiencia lo llevaron al suicidio en 2004.

Partiendo de la invalidez práctica de sus postulados, la historiadora propone que la teoría de género es "una ideología utópica similar a la que en el siglo XX ha prometido la realización del cielo en la tierra solo si se llegara a una verdadera igualdad entre los seres humanos". Esta ideología "promete la felicidad si se cancela la diferencia entre el hombre y la mujer, con gran desprecio por la realidad biológica", afectando el concepto de la maternidad y de la concepción, ofreciendo una felicidad basada en "la libertad de conceder cualquier deseo de privilegiarse a sí mismo en lugar de construir vínculos humanos basados en la realidad. Y socavando así la familia".

La redactora contrastó esta propuesta con el principio de igualdad de la dignidad de los seres humanos presentado por primera vez al mundo por el cristianismo. "Pero la igualdad predicada y practicada por el cristianismo se basa en el compartir de todos los seres humanos de la condición de hijos de Dios", explicó. "Por lo tanto, es un concepto flexible, abierto a la presencia de diferencias internas". Por el contrario, "el concepto de igualdad en boga hoy en día es mucho más frágil, no se basa en principios sólidos y compartidos, y es socavado continuamente por la constatación evidente de la diferencia entre los seres humanos".

"De ahí los intentos de crear la igualdad: por ejemplo, mediante la eliminación de la propiedad privada (el comunismo), la enfermedad (con la eugenesia), y en la actualidad la diferencia sexual (por el género)", concluyó la redactora, quien afirmó que las palabras del Papa Francisco "confirman, una vez más, que el punto de vista católico constituye un ineludible y crítico pensamiento libre contra los clichés pasivamente aceptados".



JMRS