Nacional - Política

Designación de Videgaray busca "suavizar la postura" de Trump

2017-01-05

Videgaray, militante del Partido Revolucionario Institucional (PRI) desde 1987 y muy cercano al...


Paula Ericsson

México (EFE).- El nombramiento como canciller de México de Luis Videgaray, quien impulsó el encuentro de Donald Trump con el presidente Enrique Peña Nieto en septiembre pasado, pretende "suavizar la postura" del próximo presidente estadounidense con México, afirmaron hoy analistas.

De acuerdo con Ivonne Acuña, catedrática del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana, la designación puede "suavizar la postura de Trump respecto a México".

En una entrevista telefónica con Efe, aseveró no obstante que "no se negocia con el rostro derrotado" y apostó por fortalecer las relaciones comerciales con Europa, América Latina o Asia en vez de caer en la sumisión ante Trump.

Videgaray, militante del Partido Revolucionario Institucional (PRI) desde 1987 y muy cercano al presidente de México, fue nombrado secretario de Hacienda en 2012, cargo que tuvo que dejar a la semana del encuentro entre Trump y Peña Nieto, que fue duramente cuestionado nacional e internacionalmente.

Para Acuña, el nombramiento de Videgaray como titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores era "esperado", sobre todo después de la victoria del candidato republicano en las presidenciales estadounidenses de noviembre, puesto que presuntamente fue él quien convenció a Peña Nieto de reunirse con el magnate.

Videgaray reconoció hoy en rueda de prensa que no sabe nada de diplomacia, por lo que Acuña opinó que el Gobierno espera que desde su nuevo cargo el economista y doctor en finanzas públicas se enfoque en reforzar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que une a Canadá, México y Estados Unidos, lo que dejaría debilitadas áreas como migración o derechos humanos.

Trump ha anunciado que en los primeros 200 días de su Gobierno renegociará o cancelará el TLCAN por considerar que es el "peor acuerdo comercial de la historia".

El periodista y analista Salvador García, del periódico El Universal, coincidió con la académica y dijo en una entrevista telefónica con Efe que "es ingenuo pensar que tener una relación cercana con Trump vaya a ayudar a aminorar el impacto de su economía ultranacionalista y proteccionista".

García subrayó que el ahora canciller "dejó la hacienda pública con niveles históricos de endeudamiento" y la reforma fiscal que impulsó en 2012 "no reformó el problema de los ingresos de México", y que fue él quien impulsó la liberalización de precios de gasolina y el aumento de los impuestos del combustible, que ha provocado multitudinarias protestas en México en días recientes.

Además de cuestionar sus capacidades como canciller, ambos analistas ven dos puntos estratégicos por parte del Gobierno de Peña Nieto: recolocar a Videgaray para la carrera presidencial de 2018 y presentar la invitación a Trump como un acierto y no como un "error histórico".

Para Acuña, la intención el Gobierno mexicano es intentar demostrar a los mexicanos que no se equivocó al invitar al candidato republicano, puesto que fue el ganador, pero añadió que la credibilidad de esta Administración "está muy golpeada" y ha habido más reacciones de resistencia que no de "mea culpa" por parte de la ciudadanía.

Ambos expertos también coincidieron en que la designación de Videgaray se suma a la dinámica de Peña Nieto de nombrar funcionarios por lealtad en vez de por capacidad, lo que para ellos muestra "inseguridad", "dificultad para salir de la zona de confort" y "un liderazgo sumamente debilitado".

Acuña cree que si bien la designación reposiciona a Videgaray en la carrera por la candidatura presidencial del PRI "eso no quiere decir que sea presiente".

Por su parte, García ve "muy complicado" que el canciller consiga la Presidencia teniendo en cuenta las reacciones adversas a su "resurrección política", y subrayó que es un candidato cercano al presidente pero que no cuenta con el voto popular. 



yoselin