Mujeres

Las mujeres que triunfaron en un mundo de hombres

2017-03-10

En la actualidad se ve con más naturalidad que una mujer triunfe en estas áreas y eso se debe a...

Annette-Obrestad

Nunca ha sido fácil para las mujeres integrarse a ciertos sectores dominados predominantemente por hombres, pero en el pasado era aún peor y resultaba casi imposible que una mujer tuviera éxito en ámbitos deportivos, científicos, militares o incluso en juegos como el póker. En la actualidad se ve con más naturalidad que una mujer triunfe en estas áreas y eso se debe a la lucha de cientos de mujeres valientes que se esforzaron por superar todos los obstáculos que la sociedad les imponía para lograr un mundo más justo y equitativo.

Entre esas mujeres luchadoras podemos mencionar a Nettie Stevens, Gertrude B. Elion, Rosa Parks y Annette Obrestad.

Nettie Stevens

Esta bióloga y genetista estadounidense luchó mucho para entrar a formar parte de la historia de la embriología al demostrar que los cromosomas eran los que determinaban el sexo de los organismos. La comunidad científica relegaba los descubrimientos de las mujeres a un segundo plano, pero Thomas Hunt Morgan supo reconocer su talento y la incorporó a su equipo de investigación. En 1905 publicó su teoría de que el sexo se hereda como factor cromosómico, pero al principio otros genetistas recibieron más atención y prioridad. No fue fácil que la tomaran en serio aunque al final logró revolucionar la genética y obtuvo gran reconocimiento en el mundo científico.

Gertrude B. Elion

Esta brillante científica estadounidense recibió el premio Nobel de Fisiología o Medicina de 1988 por sus descubrimientos para el desarrollo y tratamiento de medicamentos, uniéndose a una lista muy corta de mujeres que han ganado este galardón. Luchó contra los prejuicios con increíble perseverancia, trabajó en varias farmacéuticas y aunque tuvo que dejar sus estudios de doctorado, se dedicó a sintetizar antimetabolitos como la mercaptopurina, el primer anticanceroso eficaz en la lucha contra la leucemia infantil, y la pirimetamina, un medicamento para el tratamiento de la malaria. Después siguieron muchos más fármacos y muchos más tratamientos exitosos, pero siempre acompañados de constancia y esfuerzo.

Rosa Parks

Ser afroamericana a mediados de los años 50 en el sur de Estados Unidos no era nada fácil, pues los negros eran segregados y marginados de la sociedad, pero una mujer valiente tenía muy claro que todo eso podía cambiar. En diciembre de 1955 tomó un autobús para volver a su casa y se sentó en los asientos del medio que podían usar la gente de color si ningún blanco los necesitaba. Cuando llegó un chico blanco y el conductor le pidió que se moviera, ella permaneció inmóvil. Eso le valió una noche en la cárcel y una multa, pero sentó un valioso precedente en la lucha por terminar con la discriminación racial de la época.

Annette Obrestad

Entre las jugadoras de póker más famosas de la historia podemos mencionar a Annette Obrestad. Esta mujer noruega de tan solo 27 años es la persona más joven en ganar una pulsera de la Serie Mundial de Póker. Empezó su carrera online con tan solo 15 años y en 2007 era considerada una de las mejores jugadoras de torneos de múltiples mesas en línea. Ella afirma que nunca depositó dinero en sitios web de póker porque participaba en torneos gratuitos que le permitieron adquirir experiencia para luego ganar el evento principal en la inauguración de la Serie Mundial de Póker de Europa, con un premio de un millón de libras, con lo que superó el récord de pago que obtuvo la jugadora Annie Duke en el Torneo de Campeones de 2004. Annette reside actualmente en Las Vegas, Nevada, donde sigue viviendo de su pasión: el póker.

Las mujeres han empezado a entrar en sectores que solo eran frecuentados por los hombres y cada día hay más mujeres jugando póker a nivel profesional, por lo que sería justo decir que ya no es solo un juego de hombres, sino una actividad mixta donde se sigue viendo mayor presencia masculina, pero donde la importancia de la mujer está ganando peso rápidamente.



arturo