Internacional - Política

Senado rechaza plan para revisar poderes de guerra de Trump

2017-09-13

Estos funcionarios enfrentaron el escepticismo de los legisladores de ambos partidos sobre los...


Washington, 13 sep (PL) El Senado estadounidense rechazó hoy un proyecto destinado a forzar un debate sobre los poderes de guerra del presidente Donald Trump y a la vez derogar dos legislaciones relacionadas con el empleo de la fuerza militar en ultramar.

La propuesta, presentada por el senador republicano Rand Paul, recibió 61 votos a favor y 36 en contra, y pretendía anular dos Autorizaciones para el Uso de la Fuerza Militar (AUMF) avaladas por el Legislativo, una en 2001, tras los atentados terroristas del 11 de septiembre, y la otra en 2002 para autorizar el inicio de la guerra contra Iraq.

El objetivo de Paul era adjuntar la enmienda que eliminaría esas dos piezas legislativas a la Ley de Autorización de Defensa Nacional que analiza ahora la Cámara alta, y advirtió al plenario senatorial que votar en contra de su resolución era permitir que el Presidente haga lo que estime conveniente en cuanto al empleo del poderío bélico estadounidense.

Lo que yo diría a mis colegas es que hagamos nuestro trabajo según establece la Constitución, dejemos que estas leyes de 2001 y 2002 expiren y en los próximos seis meses debatiremos si debemos estar en guerra y dónde, señaló Paul.

Al apoyar la propuesta de Paul, la senadora demócrata Elizabeth Warren destacó que hace 16 años el Congreso aprobó las AUMF vigentes actualmente, pero año tras año sus líderes rechazaron reexaminar esta política obsoleta y hace rato que el Legislativo debe hacer algo bueno en relación con las fuerzas armadas y el pueblo estadounidenses.

Senadores demócratas y republicanos han presionado sin éxito en los últimos años para que los integrantes del Capitolio decidan mediante una votación si deben derogarse o no las autorizaciones para el uso de la fuerza o avalar una nueva variante de AUMF para combatir al Estado Islámico (EI).

En febrero de 2015 el presidente Barack Obama presentó al Congreso una solicitud de AUMF para utilizar el poderío bélico contra el EI en Siria e Iraq, documento que se analizó posteriormente en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado con la asistencia de altos jefes militares y civiles del Pentágono.

Estos funcionarios enfrentaron el escepticismo de los legisladores de ambos partidos sobre los términos de esa petición y acerca de la estrategia del entonces jefe de la Casa Blanca en la lucha contra los fundamentalistas en Medio Oriente.

En esa ocasión, los republicanos plantearon que la petición de Obama no tenía todo el alcance que se necesitaba en esos momentos y favorecían un papel más activo de Estados Unidos en el combate a los extremistas.

Por su parte, algunos demócratas se negaron a avalar un proyecto que no prohibe de forma explícita el uso de tropas terrestres en combate.


 



regina