Nacional - Población

Gobierno apremiado por reto de reconstrucción 

2017-10-18

Los terremotos del 7 y 19 de septiembre pasado (de 8,2 y 7,1 grados en la escala de Richter,...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 18 OCT - La reconstrucción de las zonas golpeadas por la naturaleza el mes pasado se presenta como un serio dolor de cabeza para el gobierno mexicano, que deberá enfrentar una fuerte presión social y recortar sus gastos para afrontar un costo estimado en 2,400 millones de dólares.

Los terremotos del 7 y 19 de septiembre pasado (de 8,2 y 7,1 grados en la escala de Richter, respectivamente), que azotaron a la capital y al menos 10 estados, en la región centro-sur del país, arrojando un saldo de 471 muertos, constituyen todo un desafío para un país que ya tenía algunos apremios financieros.

Lo peor será la exigencia de alrededor de un millón de personas que perdieron sus viviendas para que tener un nuevo techo, advirtió el propio presidente Enrique Peña Nieto.

"Vamos a tener cada día mayor presión" de parte de la población más castigada por los terremotos, "porque se esperaría que la reconstrucción fuera casi inmediata y eso no va a ocurrir", afirmó el mandatario, a casi un mes del segundo terremoto.

El mandatario indicó que la edificación de unas 180,000 viviendas, que si estuvieran concentradas serían suficientes para crear una ciudad de un millón de habitantes, tomará al menos tres o cuatro meses".

"La gente espera la acción solidaria, eficaz y oportuna del gobierno. Ese es el reto que tenemos", advirtió Peña Nieto durante un encuentro con directores de periódicos y medios informativos, columnistas y conductores de radio y televisión.

El gobierno enfrenta una carrera contra el tiempo pues en pocos meses comienzan las precampañas para las elecciones presidenciales del 1 de junio del 2018, que podrían castigar duramente al oficialismo si no hace las cosas bien.

El problema económico es uno de los más difíciles de resolver. Sólo la demolición y retiro de los escombros costará 700 millones de pesos (unos 45 millones de dólares), según los cálculos gubernamentales.

Durante este encuentro convocado para hablar del plan de reconstrucción del gobierno, el ministro de Hacienda (finanzas), José Antonio Meade, dijo sin embargo que hay fondos suficientes para la reconstrucción.

No obstante, dio una mala y una buena noticia: no habrá estímulos fiscales adicionales para la reconstrucción en el presupuesto gubernamental pero tampoco habrá nuevos impuestos ni se contratará más deuda para sufragar estos trabajos.

Eso sí: se tendrá que reducir el presupuesto gubernamental, que ya se había anticipado que sufriría recortes.

El ministro de Gobernación Miguel Osorio dijo que el total resultaron afectadas 12 millones de personas y el titular de la cartera de Educación estimó en 16.136 escuelas dañadas, de las cuales sólo 276 tendrán que ser reconstruidas en su totalidad.

Al menos 475,000 niños tendrán sin embargo que ser reubicados mientras se realizan reparaciones o se reconstruyen sus centros escolares, lo que significa que uno de cada cuatro alumnos afectados tomarán clases en aulas temporales.

La ministra de Desarrollo Territorial Rosario Robles admitió que la reconstrucción de viviendas en estados como Oaxaca, Chiapas, y Morelos, las más castigadas por los movimientos telúricos, "ha caminado lentamente debido a las dificultades geográficas para la entrega de recursos".

Uno de los casos más dramáticos ocurre en la ciudad de Juchitán, en el estado sureño de Oaxaca, habitado en su mayoría por miembros de la etnia zapoteca, donde hay 70,000 personas viviendo en las calles. En Morelos, en tanto, hay un clima "un tanto crispado", según lo describió Robles, quien dijo que "eso no impide coordinarse con el gobierno local para las labores de reconstrucción".

El primer terremoto, por sus características, y su intensidad (fue catalogado como el más potente en un siglo) ha generado al menos 7,000 réplicas.

Otro de los temas más difíciles para quienes sufrieron los embates de la naturaleza es la falta de agua, que impactó a por lo menos 6 millones de personas, y que aún no queda resuelto.

El problema de los cortes de energía eléctrica, que también castigó a 6,6 millones de personas, está prácticamente resuelto, según el reporte. (ANSA).   



yoselin