Espectáculos

"Coco" de Pixar encadila a México 

2017-11-29

Las opiniones de esa primera audiencia resultaron muy favorables. El drama de Unkrich, codirigido...

Luis Pablo Beauregard, El País


Coco se estrenó mundialmente el 20 de octubre en el Festival Internacional de Cine de Morelia, el más importante de México. Algunos actores, productores y otros profesionales del cine de este país realizaron un discreto boicot a la nueva película de Pixar, que llega mañana a las pantallas españolas, y decidieron no asistir a la première. Les parecía ofensivo que una obra facturada por los gigantes estadounidenses de la animación inaugurase la 15ª edición de un certamen creado para impulsar el cine mexicano.

Cuando la proyección del filme de Lee Unkrich terminó, muchos de los asistentes en las 12 salas que había prestado la cadena Cinépolis se enjugaban todavía las lágrimas tras ver la historia inspirada en el Día de Muertos, una de las más conocidas tradiciones del país norteamericano. Las opiniones de esa primera audiencia resultaron muy favorables. El drama de Unkrich, codirigido por Adrián Molina, rebasó por mucho las cautelosas expectativas que tenían los mexicanos sobre cómo iban a ser retratados por sus vecinos del norte.

Aquel primer pase fue premonitorio. Los mexicanos quedaron más que satisfechos por la aproximación a su cultura. Y así han respondido en la taquilla: el filme de Pixar se ha convertido, cinco semanas después de su estreno, en el más visto en la historia del país. Hasta anteayer, sumaba 21,6 millones de espectadores en un país con casi 120 millones de habitantes —10 millones más, nacidos en México, viven en EE UU— y ha ingresado 1.018 millones de pesos (unos 46 millones de euros), desplazando al segundo puesto a Los minions (2015). En EE UU, lleva recaudados desde el 22 de noviembre más de 60 millones de euros.

Los mexicanos han visto que la 19ª película que realiza Pixar no engrosa la lista de estereotipos que la animación estadounidense ha ido reproduciendo durante décadas, una imagen que México no ha podido sacudirse tras las carreras del ratón Speedy González, de la Warner Brothers, vestido a la usanza de la Revolución mexicana, o de Los tres caballeros, el filme que Disney y RKO produjeron en 1944 para estrechar lazos con México y Brasil. En esta película el Pato Donald aprendía sobre América Latina con la ayuda de un gallo mexicano, llamado Panchito Pistolas, y de un loro brasileño, José Carioca.

Hasta hace poco, como se veía en la quema unas fallas ambientada en la Semana Santa sevillana de Misión: Imposible 2 (2000), a los grandes estudios de Hollywood no les importaba mucho retratar la realidad si contradecía tópicos atractivos. Hoy existe mucho más cuidado, con ejemplos como las películas de animación que ha dirigido el brasileño Carlos Saldanha, entre ellas Río, Río 2 o Ferdinand, protagonizada por un toro, que se estrena en España el 22 de diciembre y recrea Ronda y Madrid con bastante credibilidad.

En Coco tampoco hay aves parlantes. El protagonista es Miguel Rivera, un niño que crece en una familia de zapateras donde está prohibida la música por la decepción amorosa que un músico causó a la matriarca. A escondidas, el niño toca con una guitarra las canciones de su ídolo, Ernesto de la Cruz, un popular cantante inspirado en Jorge Negrete y Pedro Infante.

Miguel, a quien pone voz en castellano Luis Ángel Gómez, un menor que participó en un reality show de canto, ve viejas películas en blanco y negro y entrevistas de la estrella local. En el Día de Muertos, es transportado al mundo de los fallecidos. En el viaje conoce al vagabundo Héctor (interpretado por Gael García Bernal en las versiones en inglés y español), que se empeña en cruzar al mundo de los vivos para no ser olvidado. Héctor promete que ayudará a Miguel, que en el proceso aprende a valorar más a su familia.

Para los críticos, la clave del éxito de Coco ha sido que los mexicanos se han identificado con lo que ven en la pantalla. Ha resultado básica la extensa investigación que Unkrich y Molina comenzaron hace seis años y medio, después de que el primero dirigiese Toy Story 3. Ambos viajaron a la zona lacustre de Michoacán, los pueblos de Pátzcuaro y Janitzio, famosos por sus coloridas celebraciones del Día de Muertos. Allí entraron en las casas de familias mexicanas y conocieron la colorida flor de cempasúchil, a la que dieron un brillo especial en la obra.

Larga investigación

Entre 2011 y 2013, visitaron los Estados de Guanajuato y Oaxaca, donde aprendieron, entre otras cosas, que existe más de un tipo de mole. También conocieron el mundo de los alebrijes, los coloridos animales inventados por un artesano mexicano, que Disney ha llevado a otro nivel gracias a su tecnología de animación.

Con ayuda de dos consultores de origen latino y una constante asesoría de los mexicanoestadounidenses que trabajan en Disney, Unkrich pudo captar sutilezas de la cultura local. La abuela de Miguel lo amenaza con una chancla, como sucede en muchos hogares, y el primer contacto que el menor tiene en el mundo de los muertos es con funcionarios. La ironía es fantástica. Los mexicanos no se libran de la burocracia ni en la muerte.


 



regina