Nacional - Economía

Primera estación gasolina sin nexos con Pemex

2017-12-07

Después de la aprobación de la reforma energética en el Senado, en agosto del...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 7 DIC - La primera gasolinera que no vende combustible importado por Petróleos Mexicanos (PEMEX) y de hecho desvinculada completamente del ex monopolio estatal, comenzó a operar en Querétaro, abriendo un nuevo capítulo en la historia energética del país.

Aunque parezca un hecho ordinario, en realidad es una especie de revolución y representa un sueño largamente acariciado por los consumidores.

Hastiados de que les vendan litros de 900 miligramos, un "robo en descampado", una frase que se repite constantemente, de los malos tratos del personal o de las pésimas condiciones de los expendios de carburantes, los usuarios han recibido con bombo y platillo esta noticia.

Después de la aprobación de la reforma energética en el Senado, en agosto del 2014, la privatización del sector ha caminado a ritmo vertiginoso, al permitir por primera vez desde la nacionalización de las empresas petroleras en 1938 a inversionistas privados invertir en todos los ámbito.

Desde marzo pasado, el gigante British Petroleum (BP) abrió su primera distribuidora en Ciudad Satélite, un suburbio de clase media al norte de la capital, y luego le siguieron viarias compañías nacionales y extranjeras.

Sin embargo, hasta ahora todas dependían de la infraestructura de PEMEX, en particular del combustible distribuido por la compañía.

Ahora inició la segunda etapa y la primera estación que vende gasolina extranjera, ubicada en Querétaro, a unos 150 kilómetros al norte de la capital, propiedad de Grupo Orsan, socia del coloso estadounidense ExxonMobil, es producida en una refinería en Texas.

Se trata de la primera empresa que importa combustibles con fines comerciales en México, la cual introdujo el pasado 21 de noviembre su primer cargamento de gasolina Premium (de mayor calidad) y diesel (gasóleo).

Los 53,000 barriles iniciales de este embarque tuvieron como destino el Bajío, una región del centro de México que abarca sobre todo los estados de Guanajuato y Querétaro, y el combustible llegó por ferrocarril.

El sábado último, llegó a la terminal de San Luis Potosí el segundo cargamento de este tipo con 60,000 barriles.

"El altamente sensitivo acuerdo entre ExxonMobil y Grupo Orsan, que tiene 140 gasolineras en México, estuvo en secreto por meses", indicó la compañía al diario local El Financiero.

No obstante, el ministerio de Energía informó que entre enero y octubre de este año 18 empresas privadas han importado gasolinas al menos una vez, mientras que 46 compañías particulares y una persona física han traído el diésel, todas con fines de autoconsumo.

ExxonMobil y Orsan tienen planeado abrir 50 "gasolineras" marca Mobil en los siguientes cuatro meses en los estados del Bajío.

Pero otras compañías extranjeras como BP tienen ambiciones de mucho mayor alcance pues pretenden abrir 1,500 estaciones en los próximos cinco años.

Esta empresa además presume de que sus gasolinas incluyen "aditivos de tecnología Active de distribución exclusiva", por cuanto elimina la suciedad del polvo de carbón que queda en los motores y permite un arranque más veloz y cuidado de los autos.

BP además ganó 90% de la asignación en ductos de internación de gas natural al país, por lo que podrá importar 220.741 millones de pies cúbicos diarios desde Texas para venderlos a terceros durante un año. Adicionalmente, firmó dos contratos de licencia con una duración de hasta 50 años para producir petróleo en los bloques 1 y 3 de las Cuencas Salinas del Golfo, en aguas profundas.

Después de la reforma en el sector, México se ha convertido en un "bocado de cardenal" para las mayores compañías energéticas del planeta.

Este país el segundo importador mundial de carburantes y durante el presente año se estima que habrá comprado del exterior unos 616,200 barriles diarios entre gasolina y diesel.



yoselin