Internacional - Política

Xi sale reforzado de 2017 tras congreso comunista y el aislamiento de Trump 

2017-12-18

Durante este año, Trump ha retirado a EU del Acuerdo de Asociación...

Rafael Cañas


Pekín, 18 dic (EFE).- El presidente chino, Xi Jinping, sale muy reforzado de 2017, a nivel interno tras el Congreso del Partido Comunista y en el exterior por el papel cada vez más protagonista de China ante el mayor aislamiento de EU con Donald Trump.

Aunque los analistas coinciden en que el ascenso chino y el aislacionismo de Trump sólo están relacionados en algunos aspectos, sí resaltan que ambos procesos han coincidido en el tiempo de forma notoria.

"El creciente protagonismo internacional de China está ligado al aumento de su poderío y a las políticas de Xi", señala a Efe Li Da-jong, director del Instituto de Estudios Estratégicos de la Universidad Tamkang (Taiwán).

"Este activismo chino se ha visto facilitado por las políticas aislacionistas y nacionalistas de Trump", destaca, aunque reconoce que igualmente "habría ocurrido con otras políticas en EU".

Durante este año, Trump ha retirado a EU del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) y del Acuerdo de París contra el cambio climático, lo que ha dejado a China como inesperada líder en primera línea del libre comercio y la globalización económica, así como de la lucha contra las emisiones de efecto invernadero.

En enero, Xi fue el invitado estrella del último Foro Económico de Davos, en el que el líder chino presentó a su país como "potencia responsable" en la escena económica y política internacional.

A pesar de las numerosas restricciones comerciales y a la inversión que persisten en China, Xi logró posicionarse en Davos, uno de los máximos escaparates mundiales, como uno de los campeones de la liberalización comercial a nivel global frente al aislamiento promovido por Trump.

Después, y unido sobre todo a la Unión Europea, Xi ha consolidado durante este año a China (el país que más contamina en todo el mundo) como uno de los principales defensores y promotores de la implementación del acuerdo de París contra el cambio climático.

En este campo, Pekín está protagonizando pasos destacados, desde el apoyo oficial a la transición del coche de gasolina al eléctrico hasta el paso del masivo consumo de carbón al uso del gas, pasando por la continuación de la instalación de energías renovables a ritmo elevado, si bien son procesos largos que no darán frutos notables hasta dentro de varios años.

La visita de Donald Trump a China en noviembre, en la que solo mostró palabras amables hacia su anfitrión frente a la agresiva campaña electoral antichina de solo un año antes, mostró cómo el inquilino de la Casa Blanca ha suavizado su retórica y acepta el status quo con el gigante asiático.

Chen Chenchen, investigadora del Instituto de Finanzas Chongyang de la Universidad Popular de China (Pekín), considera en declaraciones a Efe que si bien el retraimiento internacional de EU y el ascenso chino "son dos cosas diferentes", el gigante asiático se ha beneficiado porque ha tenido "menos interferencias" por parte de Washington.

Para 2018, la perspectiva china reside en que el Gobierno estadounidense va a moderar sus acciones. "No es posible que EU se retire de todos los acuerdos (internacionales), porque no les interesa", apunta Zhu Feng, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de Nankín.

"El primer año (de Trump) era más especial, porque él tenía que llevar a cabo algunas de sus promesas", añade, aunque subraya que el ascenso global de China depende del propio país, no de lo que ocurra en Washington. "Lo importante es qué hace China", subraya.

Y a nivel interno, Xi ha consolidado y extendido su poder tras el XIX Congreso del Partido Comunista de China (PCCh), celebrado en octubre y que renovó los órganos dirigentes del Partido, entre los que situó a personas fieles al mandatario.

Además, el Congreso no designó a un nuevo vicepresidente joven, como si ocurrió con el propio Xi en 2007 antes de su ascenso al poder en 2012.

Por ello, se mantienen los interrogantes acerca de si el presidente del país y secretario general del PCCh no quiere por ahora un heredero visible que le haga sombra o tal vez va más allá y aspira a un tercer mandato, algo desconocido en las últimas décadas en China.

La figura indiscutible de Xi se constata cada día en nuevos ejemplos, como en el anuncio de este jueves de que el Comité Central del PCCh ha autorizado a diez centros de investigación para que estudien e interpreten las teorías políticas del presidente chino. 



yoselin