Religión

Cristianos no tengan miedo de ensuciarse las manos

2018-10-08

Basándose en el Evangelio de hoy, el pontífice reflexionó sobre lo que quiere...

 

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 8 OCT - El papa Francisco formuló hoy a los fieles, en la misa en la casa de Santa Marta, una invitación a ser "cristianos en serio", cristianos que "no tienen miedo de ensuciarse las manos, la ropa, cuando se acercan" al prójimo, cristianos "abiertos a las sorpresas" y que, como Jesús, "pagan por los otros".

Basándose en el Evangelio de hoy, el pontífice reflexionó sobre lo que quiere decir hoy "el samaritano", el único que se detiene en la Lectura a prestar ayuda al herido.

También el sacerdote, cuando vio al herido, "pasó más allá", sin tener en cuenta su misión, pensando solo en la inminente "hora de la Misa". Así hizo también el levita, "hombre de cultura de la Ley".

Francisco exhortó a detenerse en el pasar "más allá". Se trata -dijo- de dos "funcionarios que, "coherentes" con el serlo, dijeron: "No me toca a mí" socorrer al herido. En cambio quien "no pasa más allá" es el samaritano, "que era un pecador".
 

El samaritano, "el más pecador, tuvo compasión". Tal vez -dijo el pontífice, según refirió Vatican News- era "un comerciante que estaba en viaje de negocios", y sin embargo "no miró el reloj, no pensó en la sangre. Se le acercó, bajó del burro, le vendó las heridas, volcando aceite y vino. Se ensució las manos, se ensució la ropa".

Luego lo llevó a un albergue "y lo cuidó". El papa subrayó que este hombre "no dijo: 'Pero yo lo dejo aquí, llamen a los médicos para que vengan. Yo me voy, hice lo mío'. No. Lo cuidó".

"¿Eres cristiano? ¿Eres cristiana? Sí, sí, voy los domingos a Misa y trato de hacer lo justo... menos las habladurías, porque siempre me gusta hablar, pero el resto lo hago bien. ¿Pero eres abierto? ¿Eres abierta a las sorpresas de Dios o eres un cristiano funcionario, cerrado?".

"Estos son cristianos funcionarios, los que no están abiertos a las sorpresas de Dios, los que saben mucho de Dios pero no encuentran a Dios. Los que nunca entran en estupor frente a un testimonio. Más aún, son incapaces de dar testimonio".

El papa exhortó a preguntarse si somos cristianos abiertos a lo que el Señor nos da "cada día", "a las sorpresas de Dios que tantas veces, como este samaritano, nos pone en problemas", o si bien somos cristianos funcionarios, haciendo lo que debemos, sintiéndonos así "en regla" y permaneciendo luego atrapados en esas mismas reglas.
(ANSA).
   



regina