Agropecuaria

Mil tractores toman Bruselas en protesta con violencia por precariedad del sector agrícola

2024-02-26

La portavoz de Via Campesina, Morgan Ody, aseguró, en declaraciones a EFE, que los...

 

Bruselas, 26 feb (EFE).- Más de mil tractores bloquearon este lunes el barrio europeo de Bruselas, la sede de las instituciones de la Unión Europea, en una tensa protesta por las demandas de los agricultores europeos: su insostenible situación y la rigidez de las normas comunitarias que ahogan al sector.

Desde primera hora de la mañana, centenares de tractores bloqueaban las principales avenidas del corazón de la UE para presionar a los ministros europeos de Agricultura, que hoy se reunieron para debatir cómo afrontar las demandas de un sector que lleva semanas manifestándose en distintos países de la Unión.

La manifestación, convocada por organizaciones valonas de agricultores (enmarcadas dentro de las asociaciones Copa-Cogeca y Ceja), tuvo conatos violentos, con quema de neumáticos y fardos de paja, lanzamiento de petardos, huevos y naranjas a los edificios de las instituciones.

La tensión en las protestas se incrementó a lo largo de la mañana conforme algunos manifestantes comenzaron a enfrentarse a la policía, que estableció un perímetro de seguridad entorno a los principales edificios de las instituciones europeas.

Estos episodios violentos se iniciaron con el lanzamiento de botellas de vidrio por parte de algunos manifestantes a los agentes antidisturbios que, en respuesta, cargaron contra ellos con manguerazos y gases lacrimógenos.

Durante una rueda de prensa al término del consejo de ministros de Agricultura, el viceprimer ministro belga y responsable de esta cartera, David Clarinval, condenó el uso de la violencia de "cualquier tipo y en cualquier circunstancia".

"La violencia parece que ha sido más importante que de costumbre y el recurso a la fuerza (policial) también ha sido más importante que de costumbre", dijo Clarinval en referencia a los enfrentamientos entre algunos manifestantes y los agentes antidisturbios.

El pasado 1 de febrero, coincidiendo con la reunión de los líderes y jefes de Estado de los países de la UE, centenares de agricultores también se manifestaron en la capital belga con las mismas reivindicaciones, pero las protestas transcurrieron entonces sin apenas tensiones y enfrentamientos.

La policía belga calcula que al rededor de 1,000 tractores han bloqueado la ciudad este lunes, aunque según dijo a EFE un representante de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja), las organizaciones agrícolas alzan este número a los 2,000.

Demandas del sector

En la manifestación estuvieron presentes diversas organizaciones, entre ellas, las organizadoras, la Federación de Jóvenes Agricultores (FJA) y la Federación Valona de Agricultura (FWA), a las que sumaron la Coordinadora Vía Campesina, la Federación Unida de Agrupaciones de Criadores y Agricultores (FUGEA) o Asaja.

La portavoz de Via Campesina, Morgan Ody, aseguró, en declaraciones a EFE, que los agricultores "están enfadados" porque trabajan "duro" para producir alimentos y "no se ganan la vida con ello".

Por ello, Via Campesina abogó por cuestionar las políticas europeas de libre comercio, que para ellos son las "responsables de los precios bajos e inestables", simplificar la burocracia, acabar con los acuerdos de libre comercio y la competencia desleal, así como dotar a la Política Agraria Común (PAC), de un presupuesto "suficiente y equitativo".

No obstante, Ody explicó que algunas reivindicaciones de las grandes organizaciones que representan a los agricultores -como la de acabar con las políticas mediombientales de la UE-, no se asemejan a la de los pequeños y medianos agricultores, que quieren lograr una "producción sostenible" que permita combatir el cambio climático.

"Lo que tenemos que eliminar es este sistema neoliberal que no permite a los agricultores ganarse la vida", dijo, y explicó que, para ello, Europa debe obligar a comprar las producciones de los agricultores "pagando el precio justo".

La presidenta de la delegación de Asaja en Almería, Adoración Blanque, denunció que las políticas europeas son "muy restrictivas", al tiempo que cargó contra los acuerdos de libre comercio y pidió la flexibilización de la PAC.

Pero, sobre todo, Blanque remarcó la necesidad de tomar "soluciones" urgentes ante las demandas de un sector "harto" para que los productores europeos "puedan seguir produciendo" y, para conseguirlo, recetó "voluntad política" a nivel comunitario.

 



aranza