Internacional - Finanzas

AIG venderá a Alico a MetLife por 15,500 mdd

2010-03-08

AIG acordó vender American Life Insurance Co., más conocida como Alico, por6,800 millones de...

Serena Ng y Jeffrey McCracken/ Dow Jones Newswires

American International Group Inc. y MetLife Inc. sellaron el lunes un largamente anticipado acuerdo por 15,500 millones de dólares por la segunda mayor aseguradora de vida en el extranjero de AIG.

El complicado acuerdo dejaría a AIG -controlada por el Gobierno de Estados Unidos- como propietaria de alrededor de un quinto de MetLife, el principal vendedor de seguros de vida en Estados Unidos.

AIG acordó vender American Life Insurance Co., más conocida como Alico, por6,800 millones de dólares en efectivo y 8,700 millones de dólares en acciones de MetLife, incluidas acciones ordinarias y preferentes convertibles.

En virtud de la transacción, AIG quedaría con una participación cercana al 20% de Metlife, además recibiría 78.2 millones en acciones comunes y 6.6 millones de acciones preferentes convertibles. Esto convertiría a AIG, cuya propiedad cercana al 80% corresponde al Gobierno de Estados Unidos, en el segundo mayor accionista de MetLife, que logró salir de la crisis financiera prácticamente ileso.

Las acciones de AIG y Metlife cerraron el viernes en 28.08 dólares y 38.92 dólares, respectivamente. Ninguna de las dos acciones registraba movimientos antes de la apertura del mercado.

El pacto estipula que una sociedad con propósitos específicos dentro de AIG obtendrá una participación de alrededor de 23% en MetLife, agregaron las fuentes. La transacción transforma a AIG, casi 80% de la cual pertenece al gobierno estadounidense, en el segundo accionista de MetLife, que salió prácticamente ilesa de la crisis financiera. En la actualidad, un fideicomiso controla aproximadamente 28% de las acciones de MetLife en nombre de sus tenedores de pólizas de seguros.

Las acciones de AIG en MetLife, sin embargo, tendrán restricciones de voto, lo que le impedirá influir en las operaciones y decisiones estratégicas de MetLife. AIG, de todos modos, estará expuesta al desempeño de MetLife en el próximo año o dos años, el período mínimo en el que debe mantener las acciones. La evolución de la acción de MetLife determinará el valor que AIG obtendrá cuando decida vender su participación a cambio de efectivo.

MetLife no recibió dinero estatal durante la crisis financiera y compite con AIG en varias áreas del negocio de seguros de vida y de servicios de pensiones, como las anualidades fijas y variables y las pólizas de seguros de vida vendidas a individuos. MetLife probablemente tendrá que recaudar miles de millones de dólares de los inversionistas para financiar la parte en efectivo de la compra de Alico.

Robert Benmosche, presidente ejecutivo de AIG y quien ocupó el mismo cargo en MetLife y sigue siendo accionista de esta última, no estuvo involucrado en las negociaciones, que fueron llevadas a cabo por una comisión especial de AIG.

La venta de Alico y de su división asiática de seguros de vida, American International Assurance Ltd., a Prudential PLC por 35,500 millones de dólares, le permite a AIG devolver 32,000 millones de dólares en efectivo al Banco de la Reserva Federal de Nueva York en los próximos meses si ambos acuerdos se cierran en el tercer trimestre de 2010, como está previsto. Se espera que AIG devuelva al gobierno otros 18,000 millones  de dólares en los próximos dos años tras la venta de sus participaciones en Prudential y MetLife.

Tanto Prudential como MetLife se mostraron contrarias a hacer acuerdos exclusivamente en efectivo por AIA y Alico, respectivamente, preocupadas por el impacto en sus calificaciones de crédito y en el precio de sus acciones, dijeron personas que colaboraron en ambas transacciones. Los ejecutivos de ambas compañías en seguida se dieron cuenta que la compra de los activos de AIG supondría que su competidor —y por extensión el gobierno estadounidense— pasaría a ser un importante accionista, dijeron las fuentes. AIG comprará una participación de aproximadamente 11% de la británica Prudential, que no está vinculada a la estadounidense Prudential Financial Inc.

El Banco de la Reserva Federal de Nueva York, que rescató a AIG de la bancarrota a finales de 2008, ha gastado más de83,000 millones  de dólares para apoyar al gigante de los seguros, de los cuales AIG deberá pagar 50,000 dólares con la venta de activos. Los 33,000 millones de dólares restantes deberían provenir de papeles garantizados por hipotecas en posesión o asegurados por AIG que se encuentran en el balance de la Fed de Nueva York.

Ahora que AIG va camino de pagar en su totalidad el préstamo de la Fed neoyorquina, funcionarios del gobierno y analistas comienzan a contemplar estrategias para que Washington se desprenda en los próximos años de su participación en AIG.

Con la venta de AIA y Alico, AIG ha indicado que planea mantener como negocios centrales sus operaciones internacionales de seguros de propiedades y de accidentes, así como su división estadounidense de seguros de vida.



TRO