Educación

EU rompe récords de matriculación de estudiantes extranjeros, pero teme perder relevancia

2016-11-15

Durante el año académico 2015-16, el número de estudiantes internacionales matriculados en universidades de EU superó por primera vez el millón, un aumento del 7% respecto al año anterior y casi el doble del nivel de hace 10 años.

Douglas Belkin y Te-Ping Chen, The Wall Street Journal

Durante el año académico 2015-16, el número de estudiantes internacionales matriculados en universidades de EU superó por primera vez el millón, un aumento del 7% respecto al año anterior y casi el doble del nivel de hace 10 años.

No obstante, algunas universidades estadounidenses están preocupadas por su capacidad para seguir dominando el mercado global. Citan la elección de Donald Trump, que hizo campaña prometiendo cerrar las fronteras de Estados Unidos, sumado al esfuerzo creciente de China para atraer estudiantes internacionales, el estancamiento del gasto en educación del gobierno de EU y una serie de ataques racistas en los campus universitarios de ese país luego de las elecciones.

“Creo que habrá un efecto disuasivo a corto plazo sobre los estudiantes internacionales que vienen aquí, no muy distinto del que se presentó después del 11 de Septiembre”, dijo Jason Lane, presidente del Departamento de Política de Educación y Liderazgo de la Universidad de SUNY en Albany. “Los estudiantes internacionales están preocupados por lo que el ambiente político significa para ellos”.

China, con 328.547 estudiantes— un aumento de 8,1% respecto del año académico 2014-15— sigue siendo el país que envía el mayor número de alumnos a EU, seguida por India con 165.918, un aumento del 25% respecto al año anterior, según el Instituto de Educación Internacional, que dio a conocer su informe “Open Doors” (“Puertas Abiertas”) el lunes.

EU es, por mucho, el principal destino para estudiantes internacionales, pero la inversión en educación superior por parte de China está transformando el mercado global. Hace una década, China atraía muy pocos estudiantes extranjeros; el año pasado recibió 397.635, según el gobierno chino, 36% más que en 2011.

En 2015, el 60% de los estudiantes extranjeros en China provinieron de otros países asiáticos, incluyendo 66.672 surcoreanos. El número de surcoreanos que estudian en EU disminuyó un 4% el año pasado, a 61.007.

Para 2020, se proyecta que China atraerá a más estudiantes internacionales que el Reino Unido, actualmente el segundo destino después de EU en este terreno, según varios analistas. La decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea podría perjudicar sus perspectivas de atraer a estudiantes extranjeros, dijeron los expertos.

El año pasado, los estudiantes extranjeros en EU gastaron cerca de US$30,500 millones, según el IIE. Las universidades estadounidenses se han vuelto cada vez más dependientes de esos ingresos.

El descenso demográfico de los jóvenes en edad universitaria en EU coincide con que el financiamiento estatal para las universidades públicas se mantiene muy por debajo de los niveles previos a la recesión de 2007-09. Las escuelas públicas suelen cobrar a los estudiantes internacionales dos o tres veces lo que pagan los estudiantes locales.

La elección de Trump, que hizo campaña con una plataforma nacionalista y anti-inmigrante, junto con reportes de incidentes racistas en varias universidades, ha generado preocupación en instituciones que dependen de los estudiantes internacionales. El equipo de transición de Trump no respondió a una solicitud de comentario.

La semana pasada, una estudiante musulmana con un hijab fue atacada en un estacionamiento de la Universidad Estatal de San Diego debido a su fe y a su vestimenta, dijo la escuela. “Condenamos este acto de odio e instamos a todos los miembros de nuestra comunidad a unirse a nosotros en la condena de tales actos de odio”, dijo el presidente de la universidad, Elliot Hirshman, en un comunicado.

En la Universidad de Pensilvania, Alma Mater de Trump, el alcalde de Filadelfia denunció una serie de mensajes de texto racistas supuestamente enviados a estudiantes negros. Y en la Universidad Elon de Carolina del Norte, el presidente de la escuela condenó un mensaje escrito en una pizarra que decía “Bye Bye Latinos Hasta La Vista”.

“Quiero decir enfáticamente que este incidente es reprobable y directamente en conflicto con los valores de inclusión y de tratar a los demás con dignidad y respeto de Elon”, el presidente Leo M. Lambert escribió en un comunicado. “Ahora, más que nunca, necesitamos mostrar bondad y respeto hacia los demás, especialmente a los miembros de nuestra comunidad que se sienten vulnerables”.

La semana pasada, Ivor Emmanuel, el director de estudiantes internacionales de la Universidad de California en Berkeley, que tiene cerca de 6,000 estudiantes extranjeros, envió un correo electrónico a sus estudiantes con el asunto “palabras de aliento a nuestra comunidad internacional”.

“Para aquellos de ustedes en la comunidad internacional, que se ha sentido incómodos en este país por cualquier declaración hecha por un candidato en particular, la UC Berkeley y la Oficina Internacional de Berkeley en particular, quiero asegurarles que valoramos su presencia”, dice el comunicado.

En una entrevista, Emmanuel dijo que los estudiantes de Oriente Medio están preocupados por regresar a casa para las vacaciones de fin de año porque no están seguros de que podrán volver a entrar en EU

La incertidumbre que acompaña a la elección de Trump se produce justo cuando el mercado de los estudiantes se está haciendo más competitivo. Canadá recientemente relajó las normas de inmigración para estudiantes internacionales con el objetivo de animarles a quedarse en el país. China está ofreciendo becas importantes para atraer jóvenes a estudiar allí y gasta miles de millones de dólares para mejorar sus escuelas.

Allan Goodman, presidente del IIE, cree que la falta de capacidad escolar en China y la India combinada con la preocupación por la calidad de los títulos otorgados en esos países mantendrá a EU en la delantera.

“No creo que puedan educar a estos estudiantes en casa. Van a necesitar lo que EU ha tenido por generaciones”, dijo. En la educación superior, “la gente todavía confía en el ‘Made in USA’”.



JMRS