Cultura

Londres analiza la visión utópica de Moscú mediante la arquitectura tras 1917

2017-03-14

Hasta el próximo 4 de junio, "Imagine Moscow: Architecture, Propaganda, Revolution"...

Londres, 14 mar (EFE).- El Museo del Diseño de Londres presentó hoy una original muestra que indaga en la visión utópica de la sociedad e ideología rusas tras la Revolución de Octubre de 1917 mediante proyectos arquitectónicos idealistas destinados a "reinventar" Moscú.

Hasta el próximo 4 de junio, "Imagine Moscow: Architecture, Propaganda, Revolution" oscila alrededor de seis ambiciosas construcciones de arquitectura, ideadas para ubicarse alrededor de la Plaza Roja de Moscú entre los años 1920 y 1930, cuyos diseños, pese a no llevarse a cabo, han influido con el tiempo.

La comisaria de la exposición, Eszter Steierhoffer, explicó hoy a Efe cómo esos arquitectos y diseñadores idealistas que concibieron una urbe mejorada "quisieron reinventar Moscú y convertirla en una nueva ciudad en un momento de la historia muy turbulento y relevante, en el que surgieron ideas innovadoras e interesantes".

"Fue una época para soñar y esta muestra refleja los sueños de esos arquitectos", observó la experta.

Con esos proyectos "radicales" y visionarios que surgían justo después de la Revolución Bolchevique, y coincidiendo con la desaparición del movimiento Avant Garde, esos artistas "querían colonizar el cielo, al tiempo que erradicaban problemas urbanos, como la superpoblación".

"Intentaban con este imaginario causar un impacto en la vida diaria a fin de intentar hacer del mundo un lugar mejor en el que vivir", agregó Steierhoffer.

A través de planos a gran escala, dibujos, pósteres propagandísticos o modelos de proyectos como el Palacio de Los Soviets, de Boris Iofan (1931-1941) -que ambicionaba ser el edificio más alto del mundo- o la red de rascacielos horizontales Cloud Iron, se contextualiza la transformación de Moscú, renacida como nueva capital de la Unión Soviética, y centro internacional del socialismo.

La Casa-Comuna, de Nikolay Ladovsky (1919-1920), es otro de los proyectos expuestos por ser uno de los símbolos más icónicos de la idea soviética de convivencia comunal, que pretendía revolucionar la estructura familiar tradicional.

Con el citado Cloud Iron, de El Lisitzky, se abordaba el gran problema de la superpoblación de la urbe; mientras que el Instituto de Lenin, de Ivan Leonidov (1927), proyectaba una monumental biblioteca en la que aglutinar el conocimiento humano y educar al nuevo hombre soviético.

Según la comisaria de la exposición, el Instituto de Lenin ha llegado a ser una idea "muy influyente" al introducir "muchos elementos y contar con un diseño muy futurístico".

El Museo del Diseño analiza también la relevancia del plano gráfico del Health Factory, diseñado por Nikolay Sokolov (1928-1929), así como los proyectos presentados para el edificio gubernamental del Commissariat de industria pesada, de los hermanos Vesnin y Konstantin Melnikov (1934-1936).

La muestra coincide con el centenario de la Revolución Rusa y recopila material raramente expuesto al público hasta ahora.

La exposición dedica también una sección al Mausoleo de Lenin, donde figuran diseños de Alexey Shchusev así como los trabajos presentados por arquitectos que optaban a encargarse de su diseño.



yoselin