Internacional - Población

El catastrófico balance del huracán Irma 

2017-09-12

Según estimó el centro, los vientos sostenidos máximos rozarían los 95...

CAROLINA MARTÍN / El Mundo

El histórico huracán Irma, que impactó en la costa de Estados Unidos este domingo y que ha devastado parte del Caribe, comenzó a debilitarse hoy mientras se alejaba de Florida y ponía rumbo hacia Georgia y Alabama. Su potencia destructora como tormenta tropical siguió amenazando a varios estados (Carolina del Sur, Tennesee y Mississipi, entre otros) por posibles inundaciones, pero el Centro Nacional de Huracanes pronosticó que su fuerza iba a seguir disminuyendo a lo largo de la jornada del lunes.

Según estimó el centro, los vientos sostenidos máximos rozarían los 95 kilómetros por hora. Una cifra muy alejada de los 295 kilómetros por hora que alcanzó Irma como huracán de categoría cinco en la escala Saffir-Simpson el pasado martes cuando golpeó y arrasó la isla de Barbuda; más tarde impactó en las Islas Vírgenes, Puerto Rico, Bahamas, República Dominicana, Haití y Cuba.

Con el huracán Irma menos potente y alejado el peligro de José -que se aproximaba al Caribe y ha cambiado de rumbo-, se trabaja para coordinar la asistencia a los damnificados y sale a la luz el balance de la devastación que ha dejado la tormenta a su paso.

En Florida, donde Irma tocó tierra el domingo en la costa oeste y en los cayos a primera hora del día, casi siete millones de personas se han quedado sin luz. Los aeropuertos permanecieron cerrados el lunes y decenas de miles de vecinos seguían en los refugios habilitados por las autoridades. "La tormenta aún está en nuestro estado", advertía el gobernador Rick Scott de camino a los cayos de Florida para evaluar los daños.

También recordaba que a pesar del debilitamiento de Irma, era "todavía peligroso". Especialmente en el norte del estado hacia donde se dirigía Irma. Los medios estadounidenses apuntaban que al menos seis personas murieron en Florida en accidentes relacionados con el huracán. Pero es en el Caribe donde Irma ha resultado más mortífero. Los últimos datos apuntan a 37 víctimas en las islas; algunas de las cuales han quedado completamente destruidas.

El Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil de Cuba informó hoy de que al menos 10 personas habían muerto en las provincias de La Habana, Matanzas y Ciego de Ávila por el derrumbamiento de sus viviendas, inundaciones o la caída del tendido eléctrico.

Irma tocó tierra en la isla el pasado viernes y se pasó casi todo el sábado en la costa de norte durante buena parte de la jornada porque redujo su velocidad y también su fuerza. En un comunicado hecho público en Internet, el presidente Raúl Castro destacó que el huracán arremetió "por más de 72 horas" contra Cuba y "causó "severos daños" al país.

Castro indicó que son de tal envergadura que aún es pronto para cuantificar los destrozos ocasionados. El primer balance señala que ha afectado a la "vivienda, el sistema electro energético y la agricultura", así como las instalaciones turísticas. El mandatario hizo un llamamiento para que "ninguna familia cubana quede abandonada a su suerte".

Las imágenes de la devastación son patentes en Cuba. También lo son las de las Islas Vírgenes Británicas, que lleva compartiendo unos días el fundador de Virgin, Richard Branson. El multimillonario es propietario de una de ellas, Necker, que ha quedado completamente devastada.
   
Branson se negó inicialmente a evacuar la isla y, finalmente, se trasladó a Puerto Rico, -que también fue golpeado por Irma la pasada semana-. Desde ahí ha coordinado los últimos días en cómo movilizar recursos para asistir a los damnificados del Caribe.

Su intención, explicaba, es regresar este martes para ayudar en las tareas de distribución de suministros como latas de comida, agua y medicinas. "El país entero es incapaz de funcionar adecuadamente con decenas de miles de personas que han perdido sus hogares y su sustento", decía el magnate, que en una carta abierta instaba a crear un "plan Marshall para la recuperación del desastre" en la zona.

No muy lejos de la isla de Branson, los habitantes de St. Martin -un territorio francés y holandés- esperan la llegada de provisiones para evitar que haya problemas mayores de los que ha causado el huracán ante la falta de comida y el saqueo. La pasada semana el Gobierno holandés anunció que iba a mandar tropas de refuerzo para garantizar la seguridad de ciudadanos y el presidente francés, Emmanuel Macron, informó que Francia también doblaría su presencia para frenar el caos en la isla.

Irma sigue dejando un reguero de destrucción a su paso y ya hay unas primeras estimaciones del coste económico para la zona afectada. Según el fundador de AccuWeather, Joel Myers, la reconstrucción supondrán en torno a 100,000 millones de dólares. Una cantidad que se suma a los 190,000 millones que se estima serán necesarios para la recuperación de Texas y Lousiana tras el paso de Harvey.



yoselin