Derechos Humanos

La mitad de población en R. Centroafricana necesita ayuda humanitaria

2017-12-19

La representante del organismo de la ONU, dedicado a la protección de la infancia,...

 

Ginebra, 19 dic (EFE).- La representante de Unicef en la República Centroafricana, Christine Muhigana, dijo hoy que 2,5 millones de personas en este país, esto es la mitad de la población, incluyendo 1,3 millones de niños, necesitan ayuda humanitaria como consecuencia de la situación de violencia e inseguridad en el país.

Indicó además que uno de cada cinco habitantes se ha visto obligado a abandonar sus hogares y que 600,000 son desplazados internos y 538,000 se han convertido en refugiados en algún otro país de la región.

"2017 ha sido un año difícil para mujeres y niños en República Centroafricana y lamentablemente no esperamos que la situación mejore en los próximos meses", sostuvo Muhigana.

La representante del organismo de la ONU, dedicado a la protección de la infancia, aseguró que la violencia aumentó a lo largo de este año y que la situación "es muy tensa en el centro y el noroeste del país, mientras que la región más perjudicada es el suroeste", que previamente no se había visto afectada por el conflicto.

Muhigana informó que "grupos criminales obstaculizan constantemente el acceso humanitario" y recordó que 14 trabajadores humanitarios han perdido la vida en República Centroafricana este año.

Varias organizaciones humanitarias han tenido que suspender temporalmente sus actividades en el país en distinta ocasiones tras ser víctimas de ataques por parte de grupos armados.

Actualmente, el 20% de las escuelas del país están cerradas por la situación de inseguridad y las que continúan abiertas no tienen suficientes profesores, según Unicef.

El organismo también denunció casos de violación de los derechos de los niños en forma de violencia física y de su reclutamiento forzado como combatientes.

La interrupción de campañas de inmunización y la dificultad para proveer asistencia sanitaria y productos básicos en zonas en las que las ONG no pueden seguir operando, son otras de las consecuencias que apuntó Muhigana.

"Una generación entera corre el riesgo de crecer traumatizada, sin una educación adecuada, sin asistencia médica y expuesta continuamente a la violencia", concluyó.

En respuesta Unicef ha construido espacios de enseñanza temporales para más de 50,000 niños y trabaja con el Ministerio de Educación para mejorar la calidad de la educación nacional.

Además, la organización consiguió la liberación de 1,900 niños de grupos armados en 2017, pero admitió que necesita más recursos para poder trabajar en su reintegración. 



yoselin