Cabalístico

Entre la muerte y la vida

2013-04-21

La verdad es que se cierran los ojos y oídos para no saber acerca del inicio de la vida a partir de...

Autor: NORMA MENDOZA ALEXANDRY

En esta ocasión me permito señalar algunas estadísticas interesantes que nos pueden servir para situarnos ante una tajante realidad.

En un estudio de Simon Rabinovitch : Data Reveal Scale of China Abortions (Estadísticas Revelan Escala de Abortos en China), él reporta que se han efectuado 336 millones de abortos, 196 millones de esterilizaciones y utilizado 403 millones de aparatos intrauterinos en China desde 1971 a la fecha.  El estudio da a conocer que doctores chinos efectúan abortos en cantidades de 7 millones al año, esterilizan a 2 millones de mujeres y hombres e insertan 7 millones de DIUs.

Nuestra reacción a estas cifras debe ser de verdadero disgusto y sorpresa ya que se refieren a un solo país con respecto a su comportamiento anti-vida.

El Director de Human Life International, Dr. Brian Clowes agrega a lo anterior que el número aproximado mundial de abortos efectuados desde 1973 a la fecha asciende aproximadamente a 1.72 billones en 40 años, tendencia que no ha aminorado en tanto que más y más países se plantean la legalización de la anticoncepción y el aborto que son nada menos que métodos de control poblacional vendidos como “planificación familiar” y “salud reproductiva”.

Esto es para dejar a uno perplejo, ya que es casi inimaginable creer que la humanidad se ha hundido –y continúa hundiéndose—a tal nivel de desprecio por la vida humana.

En México, el 75 por ciento de las 93,000 mujeres que han interrumpido su embarazo de manera legal, tienen estudios de preparatoria y universidad concluida, según informan autoridades de salud capitalinas.  En total, acudieron a que se les realizara esta práctica 133,000 mujeres, pero algunas se decidieron por alguna otra opción como continuar con su embarazo o ceder al bebé en adopción.

La verdad es que se cierran los ojos y oídos para no saber acerca del inicio de la vida a partir de la fecundación, no se quiere reconocer el valor de una vida humana singular, distinta e independiente de la madre. Incluso el gobierno federal y la Secretaría de Salud presentaron en agosto del 2012 un comic para ser difundido en las escuelas en el que la protagonista, una menor que es conducida a prostituirse y queda embarazada, es posteriormente rescatada y se realizan los trámites para que aborte a su bebé luego de la terrible situación vivida.

En el comic no se informa que puede haber otra opción de vida en caso de no poder criar al bebé, por ejemplo cederlo en adopción para que pueda crecer en un hogar con padre y madre y ser posteriormente un ciudadano útil.

El derecho a no ser asesinado, mutilado o torturado está impreso en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de Naciones Unidas, 1948. Estos derechos están incluidos también en la Declaración de Independencia del poderoso país de Estados Unidos, en donde la vida precede tanto a la libertad como a la búsqueda de la felicidad. Está reflejado en conceptos tales como “todos somos hijos de Dios”, en la Resurrección del Señor quien venció a la muerte y en la idea judaica de que aquél quien salve un alma, es como si hubiese salvado al mundo entero.

Recientemente se efectuó en las Naciones Unidas (N.U.), la 57ª convención Comisión Sobre el Status de la Mujer (CSW por sus siglas en inglés) que trató sobre el tema “La eliminación y prevención de todas las formas de violencia contra mujeres y niñas”.

Algunos países bajo el liderazgo de EE UU y la Unión Europea intentaron utilizar a la CSW como medio para avanzar en su radical agenda, alejándose del noble objetivo de encontrar otras formas de protección para niñas y mujeres de la violencia que impacta sus vidas día con día.

En las conclusiones, la Comisión condenó el aborto forzado que infringe crueldad y violencia contra millones de mujeres chinas anualmente, pero omitió protestar en contra del aborto selectivo por seño –que es el comienzo de la violencia basada en ‘género’—y que ha destruido la vida de millones de niñas.  Por desgracia en las conclusiones quedaron sin definir términos problemáticos:  derechos reproductivos, salud reproductiva y centros de salud reproductiva, que interpretan gobiernos donantes, ONGs pro-aborto y agencias de N.U. para incluir el acceso al aborto a pesar del hecho de que dichos términos jamás han sido definidos para la inclusión de un “derecho al aborto” en ningún documento negociado de N.U. o tratado vinculante.

La Delegación de la Santa Sede a la 57ª Comisión sobre el Status de la Mujer fue fuente de irritación y contrariedad para organizaciones radicales pro-aborto que buscaron desacreditar el continuo gran esfuerzo de apoyo a las mujeres por parte de la Santa Sede  y trataron de minimizar su influencia en Naciones Unidas.  Un número de artículos negativos y editoriales incluyendo el New York Times ayudaron en la campaña de calumnias.

En el contexto de las “consecuencias físicas, mentales y sexuales y de salud reproductiva” de la violencia contra mujeres y niñas, las conclusiones de la Comisión también incluyeron apoyo directo al aborto urgiendo que se proporcionen “servicios accesibles del cuidado de la salud” incluyendo “el aborto seguro en donde dichos servicios sean permitidos por la ley nacional”.

Próximamente, el día 24 de abril comenzará una reunión en Nueva York, la Comisión sobre Población y Desarrollo en la sede de Naciones Unidas. Esta Comisión está formada por una junta de 54 países miembros que escribirá un documento el cual utilizarán los promotores del aborto para continuar sus esfuerzos de establecer un derecho al aborto y la redefinición de la familia. La Comisión también se abocará a forzar a los países pobres para que acepten el control poblacional como la única manera de poder avanzar en su economía.

Me permito mencionar también que la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional anunció en octubre del año pasado que conjuntamente con donadores internacionales, distribuirá “Jadelle”, un medicamento derivado de Norplant a mujeres de países pobres subdesarrollados.

La distribución de anticonceptivos a largo plazo para mujeres pobres en países subdesarrollados fue un objetivo de la Cumbre de Londres sobre Planificación Familiar auspiciada en 2012 por la Fundación Gates y el Gobierno del Reino Unido llevada a cabo en el 100º aniversario de la primera Conferencia Internacional de Eugenésica en Londres.

La Agencia Norteamericana para el Desarrollo Internacional (USAID) renovó sus compromisos para la planificación familiar en esta Cumbre. Este es un esfuerzo conjunto de la Iniciativa Clinton de Acceso a la Salud, la Fundación para el Fondo de Inversión para la Niñez y los gobiernos de Noruega, el Reino Unido, Suecia y EE UU.

Si leemos en el sitio web del Population Council notaremos los riesgos potenciales en el uso de “Jadelle”, la carencia de estudios significativos y la limitada investigación sobre su uso.  Efectos colaterales en el uso de este medicamento incluyen sangrado irregular, quistes ováricos, coágulos de sangre, aumento de riesgo de enfermedad en la vesícula biliar y un creciente riesgo de cáncer en el sitio de la implantación por constituir la intrusión de un cuerpo extraño. Como podemos notar, los derechos de la mujer pobre quedan anulados al imponerse este tipo de dispositivo.

El financiamiento para la planificación familiar y de la salud incrementó en un 40 por ciento a partir de la Administración Obama.  Asimismo, en el Informe del Estado de Población Mundial elaborado por el Fondo de Población de N.U. (FPNU) en diciembre 2012 se describe “el acceso a los anticonceptivos como un “derecho humano universal”.

Se ve claramente a lo que han llegado los derechos humanos en Naciones Unidas…y sobre el derecho a la vida de todo ser humano antes de su nacimiento…solo hay silencio.

En Europa, la European Citizens Initiative - ECI (Iniciativa Europea de los Ciudadanos) constituye un nuevo instrumento de democracia participativa. Es también una invitación a la Comisión Europea para que proponga legislación en asuntos sobre materias en donde la Unión Europea (U.E.) tiene competencia para legislar.

Un paso histórico para la protección de la vida lo constituye la propuesta “One Of Us” (Uno De Nosotros), que ha sido registrada en la ECI.  Su propósito es avanzar mucho más en la protección de la vida humana desde la concepción en toda Europa dentro de las posibilidades de competencia de la Unión Europea. Basado en la definición del embrión humano como el principio del desarrollo del ser humano, que fue dado en un reciente fallo de la Corte Europea de Justicia (Brüstle vs. Greenpeace), “One Of Us” pide a la U.E. que ponga fin al financiamiento de actividades que presuponen la destrucción de embriones humanos en particular en las áreas de investigación, ayuda al desarrollo y salud pública.

Si se llega a concretar un consenso de 1 millón de ciudadanos o más, podría establecerse un estándar ético concreto en toda Europa por el respeto a la dignidad de cada miembro de la familia humana, sin importar lo pequeño que sea.

En Estados Unidos en Dakota del Norte , el gobernador firmó una ley para prohibir los abortos, esencialmente haciendo que el aborto sea enteramente ilegal en ese Estado. Esta ley enfrentará un reto legal por parte de la única clínica abortista en el Estado, y posiblemente no se sostenga en las cortes. Pero si por alguna buena razón esta ley llega a sobrevivir, su impacto será masivo y puede causar que muchas mujeres, quienes en otro caso tuviesen acceso directo al aborto, puedan reflexionar acerca de su decisión de terminar con la vida de su hijo antes de que nazca.

Si esta ley saliera en efecto, la Red River Women’s Clinic en donde se efectúan los abortos muy posiblemente cerraría –dejando una de las más grandes franjas en la nación sin proveedor de servicios de aborto. El área incluiría tanto a Dakota del Norte, el este de Montana y el oeste de Dakota del Sur de acuerdo al Instituto Guttmacher, conocido grupo de investigación sobre derecho al aborto.

Es esperanzador saber que aunque esta ley no fuese aprobada finalmente, puede salvar algunas vidas de niños no-nacidos, ya que algunas mujeres pensarán que como el aborto es ilegal en el Estado, quizá podrán decidir finalmente en dar vida a su bebé.



EEM